| | | | |

 
 
 
    Hidrolipoclasia
  Botox
  Implantes
  Pilling
  DMAE
  Intradermoterapia
  Vacunas Aceleradoras
  Vacumterapia
 
 
  Botox - Belleza con seguridad  
 
 
 
 
 

Entre los procedimientos estéticos más buscados se encuentran los no quirúrgicos por su sencillez y seguridad. Uno de ellos es BOTOX, con casi tres millones de aplicaciones en Estados Unidos.

BOTOX es una marca comercial de la Toxina Botulínica Tipo A comercializada por Allergan, siendo la marca más conocida y más estudiada en todo el mundo.

La toxina botulínica tipo A actúa bloqueando la liberación de la acetilcolina, un neurotransmisor químico que estimula la contracción de los músculos. Consecuentemente, a partir de ese bloqueo, la toxina botulínica tipo A impide que los músculos sean estimulados a contraerse, causando su relajamiento. BOTOX no paraliza la musculatura donde es aplicado, pero relaja el músculo responsable por la formación de la arruga de expresión.

La aplicación de la Toxina Botulínica Tipo A es indicada para el tratamiento de arrugas dinámicas, o sea, arrugas causadas por la acción de los músculos durante la mímica facial.

Las arrugas más frecuentemente tratadas con BOTOX son las líneas frontales (arrugas de la frente), las arrugas glabelares (pliegues entre las cejas), las arrugas periorbiculares (patas-de-gallo), arrugas nasales, arrugas periorales (arrugas en la boca).

BOTOX debe ser aplicado directamente en el músculo responsable por la formación de la arruga que está siendo tratada. De ese modo, es muy importante mencionar que los resultados de la aplicación de BOTOX dependen de la técnica utilizada y de la dosis.

Con relación al tiempo de duración del efecto terapéutico, es importante comentar que este efecto es variable de acuerdo con la dosis del tratamiento y metabolismo de cada paciente, siendo en promedio de 4 a 6 meses. La pérdida del efecto con la Toxina Botulínica Tipo A es gradual, o sea, gradualmente el músculo recupera poco a poco su capacidad de contraerse.

Aún con relación a los efectos del BOTOX, observamos una confusión entre los efectos de la Toxina Botulínica Tipo A y el efecto del relleno facial. Estos procedimientos tienen finalidades distintas y son indicados para el tratamiento de arrugas también distintas, pudiendo en algunos casos ser inclusive asociados.

La toxina botulínica tipo A actúa relajando la musculatura donde es inyectada y no tiene la capacidad de proporcionar aumento de volumen. Quien tiene esa capacidad es el implante faciale.

Nuevos mitos y nuevas dudas siempre surgirán acerca del tratamiento con BOTOX, motivo por el cual la actualización constante de los pacientes es muy importante.

Este y otros procedimientos estéticos deben estar bajo las manos expertas de médicos quienes son personas capacitadas y certificadas para su aplicación.

Años de experiencia, más de 3000 estudios científicos, el alto número de usuarios en el ámbito mundial y las aprobaciones por las diversas instancias de salud en más de 72 países, han cimentado la confianza en el uso de un procedimiento estético no quirúrgico como BOTOX para eliminar las líneas de expresión, un tratamiento seguro y eficaz.

 
 
 
 
Sudoración Excesiva... ¿UN PROBLEMA?
 
 

La sudoración es una reacción fisiológica controlada por el sistema nervioso y sirve para refrigerar el cuerpo en caso de que éste eleve su temperatura por encima de lo normal, esta actividad en condiciones normales se desencadena por diferentes situaciones que activan el sistema de alerta o ante estímulos ambientales como lo es el incremento de la temperatura. No obstante, hay ocasiones, en que estas manifestaciones son excesivas y esto es lo que se conoce como la Hiperhidrosis o sudoración excesiva.

Según la Dra. Sandra Yépez, Dermatóloga de la Universidad de Antioquia de la ciudad de Medellín, "las personas que padecen esta enfermedad comprometen con mayor frecuencia las palmas de las manos en un 60%, las axilas 30 o 40% y las plantas de los pies en un 10%", convirtiéndose así en una verdadera molestia para la vida diaria, hasta el punto que situaciones normales se convierten en momentos rodeados inclusive de vergüenza como por ejemplo: tomar de la mano a su pareja, participar en alguna exposición en la universidad o ante compañeros de trabajo, salir a bailar, firmar un documento...etc.

Sin importar donde se localice, la hiperhidrosis o sudoración excesiva constituye un gran problema para aquellos pacientes que sufren esta enfermedad, parece increíble pero existe un enorme desconocimiento, inclusive por las personas que la padecen.

Existen Soluciones

La Hiperhidrosis es una enfermedad que comienza en las primeras décadas de la vida, afecta entre el 2 y 3% de la población.

Se han usado varios tipos de tratamientos para la Hiperhidrosis con resultados diversos. Las sales de aluminio son generalmente la primera opción terapéutica, sin embargo son tratamientos de larga duración que en ocasiones producen irritación en la piel y dermatitis de contacto secundarias.

Hay algunos fármacos anticolinérgicos que pueden disminuir la sudoración, usualmente con un sinnúmero de efectos adversos. Hay varios procedimientos quirúrgicos usados para el tratamiento de la sudoración excesiva como son la resección de glándulas sudoríparas, con los riesgos propios de todo procedimiento quirúrgico y la posibilidad de recurrencia. También se ha usado la simpatectomía, la cual es una cirugía torácica asistida por video con buenos resultados (95%) pero costos y riesgos elevados.

Existe un tratamiento que ha cobrado gran importancia entre los médicos por la efectividad y tranquilidad que ofrece para el paciente, pues no es incapacitante ni tiene las complicaciones de una cirugía. El BOTOX es un neuromodulador que al ser inyectado en las zonas afectadas, inactiva la acetilcolina, que es la sustancia encargada de estimular la sudoración impidiendo de esta forma, la producción del sudor. Este procedimiento se realiza en el consultorio, durante 20 0 30 minutos.

BOTOX fue descubierto por investigadores desde hace más de una década. Los científicos demostraron su efectividad para usos cosméticos y terapéuticos, entre ellos, el tratamiento de la hiperhidrosis. El efecto de BOTOX es variable con promedio de 8 a 12 meses, según el sitio de la aplicación. Los efectos empiezan a verse en los primeros 3 a 7 días y se completan hacia la segunda semana posterior a la aplicación. En la hiperhidrosis palmar el efecto de BOTOX varía de 3 a 22 meses, en la plantar el promedio son 8 meses. En la hiperhidrosis axilar el efecto dura de 4 a 18 meses con un promedio de 6 meses.

 
 
 

 
 
Contactenos a info@umguarimba.com